MEJOREMOS LA DIVERSIDAD DE RAZAS Y ETNIAS REPRESENTADAS EN ESTUDIOS CLÍNICOS

Garantizar la inclusión de poblaciones diversas en los estudios clínicos puede mejorar el desarrollo de medicamentos y vacunas para todos. La participación de los tipos de pacientes que son más proclives a usar los productos médicos, puede proporcionar información sobre si un medicamento funciona de diferentes maneras en grupos específicos.

Por eso es importante que las personas de comunidades diversas y de escasa representación participen en estudios clínicos. Esto ayuda a abordar las diferencias en el ámbito sanitario en cuanto a sexo, edad, raza y grupo étnico, y puede ayudar a identificar las diferencias en los resultados clínicos.

Garantizar la diversidad en estudios clínicos es una cuestión de equidad. Nos hemos comprometido a diseñar estudios clínicos en los que la elección de participantes pueda reflejar la diversidad étnica de los países donde se realizan dichos estudios, y la epidemiología de las enfermedades que queremos tratar o prevenir.

~ Rod MacKenzie,
   Jefe de la Oficina de Desarrollo de Pfizer

Antecedentes de escasa representación

Históricamente, algunos grupos han sido escasamente representados. Existen diversas barreras para su participación, incluso algunas son más grandes para la población afroamericana. Los obstáculos incluyen el idioma, la desconfianza en los investigadores médicos y el sistema de salud en general, así como bajos niveles de conocimiento y acceso a los estudios clínicos. La desconfianza es profunda. Muchas personas en la comunidad afroamericana aún recuerdan el estudio sobre la sífilis realizado con hombres afroamericanos en Tuskegee, Alabama. Si bien, dicho estudio terminó hace 50 años, la sensación de traición y explotación que sienten muchos permanece al día de hoy.

Por ejemplo, la comunidad afroamericana representa el 13% del total de la población de Estados Unidos, sin embargo, solo forma parte del 5% de los participantes en estudios clínicos. Por su parte, la comunidad latina representa el 19% de la población estadunidense pero solo participa el 1% de ellos en los estudios clínicos*.

Hoy en día, la salud y la seguridad de los participantes en estudios clínicos están protegidas por la ley y por comités como las "juntas de revisión institucional". Estos comités de ética, también conocidos como IRB (por sus siglas en inglés), son independientes de las personas que realizan el estudio. Los IRB revisan cuidadosamente los planes de investigación que involucran el estudio con personas antes de que se realice dicha investigación, y al menos una vez al año mientras se realiza. Un IRB consta de al menos cinco miembros de diferentes orígenes étnicos, y debe esforzarse por lograr una representación adecuada en el género y la herencia racial y cultural de los participantes.

Garantizar la diversidad en los estudios clínicos es una cuestión de equidad y representación. Todos merecen la oportunidad de levantar la mano y participar, contribuir y beneficiarse a sí mismos y a sus comunidades.

Estar representado

Estamos comprometidos a diseñar estudios clínicos en los que la elección de participantes refleje la diversidad racial y étnica de los países en los que operamos y la epidemiología de las enfermedades que queremos tratar o prevenir. Una persona que elige ser voluntaria representará a personas como ella en edad, género, grupo étnico y comunidades como la suya.

La decisión de participar en un estudio clínico es personal y debe hacerse siempre consultando a su médico y su familia. Un primer paso es conocer el proceso previamente y decidir si se ajusta a sus necesidades. Para saber más sobre la experiencia de los estudios clínicos, se podrá encontrar más información a continuación. Ayúdese a sí mismo, a su familia y a sus comunidades para estar representados.

Más información sobre estudios clínicos específicos disponible en el sitio web de Pfizer, en CenterWatch y en ClinicalTrials.gov.

*Datos del Censo y de la FDA de EE. UU.

Cambiemos la escasa representación